?

VRAI

Siete ¿falsos? mitos sobre los productos ecológicos

Así es Vrai, una lechería familiar precursora de la defensa del medio ambiente hace más de 40 años.

Cristina Castañer

Compartir

Mientras los tratados y las cumbres internacionales sobre el medio ambiente no ponen de acuerdo a las grandes potencias, toca tomar conciencia a nivel individual y cuidar del planeta con responsabilidad. Pequeños gestos, en casa y en nuestro día a día para proteger el mundo en el que vivimos. Formas hay muchas, pero sin duda la tendencia que gana adeptos es la que opta por alimentos ecológicos en su cesta de la compra.

España es uno de los países donde más crece la demanda de productos orgánicos: el aumento ha sido de un 40% en tan solo dos años. Según el informe “Mitos y realidades sobre el consumo de productos ecológicos”, elaborado por la consultora especializada en estudios de mercado Kantar Worldpanel, España se situó en 2017 en el top ten mundial en consumo bio.

Una sociedad cada vez más concienciada y preocupada por su entorno, una mayor accesibilidad y un precio más económico, y la convicción de que estos productos aportan beneficios a la salud de toda la familia, convierten a la alimentación natural en la alternativa elegida sobre todo para el segmento de población entre los 18 y los 34 años, así como en los hogares con niños y adolescentes.

cf-vrai-mayo-secundaria

Desmontando mitos

Los no convencidos, e incluso los detractores, de los productos orgánicos niegan cualquier beneficio para su bienestar o el medio ambiente. Vrai, marca pionera en la producción ecológica y en su certificación desde hace tres generaciones, responde:

– “Los productos ecológicos no están libres de fertilizantes ni de pesticidas”: Falso. Aunque previenen enfermedades y plagas, dejan residuos tóxicos en los alimentos que pueden ser perjudiciales. La Unión Europea solo permite a la producción ecológica utilizar excepcionalmente algunos pesticidas naturales. 

– “Estos alimentos no aportan beneficios adicionales a la salud”: Falso. Al estar libres de residuos tóxicos nuestro metabolismo los asimila mejor. Además, contienen más nutrientes y son más ricos en vitaminas, minerales y antioxidantes. 

– “Este tipo de producción no es más sostenible”: Falso. Reducir la contaminación del agua y el aire, además de lograr una mayor eficiencia energética con el uso de renovables constituye una firme apuesta por la sostenibilidad. 

– “La agricultura ecológica perjudica el medio ambiente”: Falso. Aporta importantes beneficios: fertiliza la tierra y frena la desertificación, no contamina los acuíferos, mantiene los hábitats de los animales y respeta los ciclos naturales de los cultivos.

– “Los animales sufren al no tratarlos con antibióticos”: Falso. A diferencia de otros sistemas de producción en los que los animales están encerrados para ser más rentables, la ganadería ecológica les permite vivir en condiciones de mayor libertad.

– “Los productos ecológicos no son ni mejores ni más sabrosos, solo más caros”: Falso. La agricultura ecológica utiliza un sistema de producción de la máxima fiabilidad y supera todas las exigencias de calidad desde el campo hasta el mercado. 

– “El miedo a los transgénicos no tiene ninguna base”: Media verdad. Los organismos genéticamente modificados no se aceptan en los estándares de la agricultura ecológica.

bodegon 2 VRAI

Green Attitude

VRAI, marca líder de yogures y postres ecológicos elaborados con leche de vaca, cabra y oveja, y también soja ecológica, dona el 1% de su beneficio en favor del planeta. La compañía cuida el medioambiente para poder trabajar en un mundo mejor, siendo fiel a la tradición y la historia de la familia Triballat. Una familia cuyo espíritu innovador comenzó a impulsar la agricultura ecológica como forma de respeto a la vida animal, vegetal y humana hace más de 40 años. 

Bajo la iniciativa Green Attitude, VRAI apuesta por los valores y ambiciones de una empresa que favorece el comercio justo y apoya a los productores locales; que está comprometida con la reducción de emisiones de CO2; que utiliza energías renovables y que invierte en instalaciones para reducir los residuos.

VRAI, que significa “verdad” en francés, elabora productos sanos y equilibrados respetando la materia prima y la naturaleza. El desarrollo sostenible ya no es una opción de vida; es una obligación de todos, personas y empresas, para proteger el gran legado que recibimos.